PSICOINFANTILSEVILLA.COM

AUTISMO: UNA VISIÓN DEL MUNDO DIFERENTE

En los últimos años, los Trastornos del Espectro de Autismo (TEA) han ganado cada vez más atención, tanto a nivel científico como a nivel social. Existe una gran concienciación sobre lo que hoy llamamos “neurodiversidad”; la aceptación de que todos somos diferentes, y que hay personas cuyo neurodesarrollo es diferente a la “media”. En televisión podemos ver series  que intentan explicar mediante sus protagonistas las características principales de este trastorno (The Big Bang Theory, Atípico…) Pero ¿realmente todos las personas diagnosticadas con TEA son iguales? La respuesta es NO, nadie es igual que otra persona, y un diagnostico no define a nadie. Sabemos que las personas con diagnóstico de TEA van a manifestar problemas en la comunicación,  interacción social y rigidez de conducta o comportamientos repetitivos. Sin embargo, el nivel de severidad, el grado de inteligencia,el apoyo externo que reciban, o las patologías adicionales (como por ejemplo la presencia de ansiedad ) van a determinar el funcionamiento y la adaptación a su entorno . Ante eso, la formación de profesionales, profesores y padres es muy importante.

La llegada del curso escolar plantea una pregunta: ¿Qué podemos hacer para que un estudiante con TEA funcione de modo efectivo en sus diferentes ambientes? ¿Cómo podemos hacer para que ese estudiante este académica y socialmente adaptado a su entorno, y que así el entorno no le suponga una fuente de estrés e infelicidad?

A nivel escolar, el punto de partida es que el personal comprenda que el niño tiene un trastorno del desarrollo inherente que lo hace comportarse de un modo distinto al de los demás estudiantes. Tenemos que aceptar como son, identificando sus áreas de mas fragilidad, mientras intentamos potenciar aquellos aspectos en los que son mas hábiles (por ejemplo, su inteligencia, memoria o habilidades musicales). Dentro de este ámbito, se pueden encontrar diferentes refuerzos desde el área de Pedagogía Terapéutica y de Audición y Lenguaje. Dependiendo del nivel de severidad y del perfil que presente el niño, será necesario complementar este refuerzo con diferentes tipos de tratamientos tanto a nivel farmacológico como psicológico. A nivel psicológico podemos encontrar diferentes terapias: entrenamiento en habilidades sociales, psicoeducación,  terapia cognitiva-conductual  o terapia conductual, entre otras, siendo esta última una de las más aplicadas. La intervención en TEA tiene que entenderse de forma personal pero a la vez integral y coordinada entre la familia, el entorno escolar y todos los profesionales que trabajan directamente con el niño.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies